Narrar la Vida. Escribir un Libro



Escribir un libro fue uno de los desafíos más hermosos de mi vida.

Cuando era chica escribía mucho y dibujaba también. En la casa de una de mis tías había siempre papel, habían quedado muchas cosas de librería, no se bien porque, pero aún recuerdo un mueble super antiguo lleno de papel araña, hojas cuadriculadas y biromes.

Pasé mi infancia entre libros y telas. Mi amor por el zentangle nace de ahí, de los patrones de los retazos que iban quedando para jugar. Nunca me dio por cocer, siempre los copiaba y los dibujaba.

A veces cuando escribía se me mezclaban las letras y en lugar de Carla, firmaba Clara. Vivíamos cerca del tren, era mi lugar favorito a la hora de jugar a viajar. A todos lados iba en tren.

El tren de Clara es mi historia, mi diario. Narrar la vida e ilustrarla me ha dado permiso de reconstruir mi memoria y llenar alguno vacíos con aventuras nuevas.

Esta es la primera página del libro. En este día dedicado a ellos se me ensancha el corazón al haber realizado este sueño increíble que me convirtió en escritora.


VIERNES 12 – Día uno. Un diario en el ropero.

Hoy es uno de esos días, donde la lluvia no me dejó salir. No fui a la escuela y me quedé en casa.

Estuve todo el día jugando a la maestra, en este cuaderno que encontré, el sábado pasado, en la casa de mi tía Esther, dentro de un

Hoy es viernes 12 de Agosto de 1985. Día lluvioso.

Las primeras hojas estaban llenas de sumas y restas. Mi tía las arrancó, las guardó, y me lo regaló. En la tapa decía su nombre: LIBRO DIARIO CONTABLE, pero yo se lo cambié.

Para mí, los nombres son muy importantes, porque nos identifican como seres únicos, aunque, a veces, nos toque el mismo nombre que a otro.

Mi nombre es Clara, pero todos me dicen Clarita.

Trato de pensar y decir todo con mucha claridad, aunque tengo momentos en los que no me sale.

Me subo a mi propia calesita, y doy vueltas, y vueltas y vueltas, alrededor de una idea, y no sé cómo bajar, WWIIIII.

Volviendo al asunto del cuaderno, voy a convertir este Libro Diario Contable, en MI DIARIO.

Como si fuera un libro, voy a escribir todas mis cosas importantes, voy a escribir mi propia historia. ¡Qué gran idea! ¿no?

Hoy me siento muy Clara. Tan clara, que podría volverme transparente.

¡Podría desaparecer del mundo!

Este diario, sería encontrado muchos años después, quizás en un ropero diferente, o dentro de un huevo.

En los huevos viven las Claras y las Yemas, y ahí estaría yo, esperando romper el cascarón para poder salir.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo